Hay malos olores en mis tuberías y los líquidos no funcionan

La fetidez y los malos olores que se acaban manifestando en las tuberías de nuestras casas son un problema que hay que atajar y combatir antes de que llegue a molestarnos con su máxima fuerza. No obstante, suelen ser contratiempos muy habituales, por lo que tenemos que estar preparados para lidiar con ellos. Pueden deberse a contratiempos en la instalación original, pero también pueden ser una señal indicativa de que tenemos que llevar a cabo las limpiezas y el mantenimiento del que hemos ido prescindiendo tal vez durante un tiempo.

Son muchos los parámetros que tenemos que vigilar para ganar esta guerra a los malos olores en las tuberías. Si el cuarto de baño carece de ventanas y la ventilación se lleva a cabo por medio de conductos que van desde el baño a chimeneas de la cubierta, lo que puede estar pasando es que alguno de esos conductos se haya atascado, por lo que el aire no depurará como es debido. En este caso habrá que estar muy pendientes de revisar la instalación y de comprobar que no hay obstrucciones en la ventilación.

Los malos olores también pueden provenir con toda probabilidad de los desagües, tuberías unidas a la red de alcantarillado que se encomiendan a la acción de los sifones para evitar que la fetidez florezca. Estos sifones se ocupan de bloquear una parte de la tubería con agua para evitar que los malos olores irrumpan; si se seca el agua, los hedores tienden a ir subiendo desde el alcantarillado, de ahí que sea esencial velar por que el nivel de agua nunca quede bajo mínimos. Dar un uso frecuente a los grifos de los lavabos, bañeras y bidés también contribuirá a luchar contra esta problemática.

Claro que existen muy diversos limpiadores de tuberías que pueden contribuir a desodorizar el inodoro, otro de los focos de malos olores provenientes de las tuberías. Y es que hay productos comerciales que consiguen matar las bacterias de las tuberías. También hay remedios más domésticos y caseros, como verter gaseosa o echar vinagre blanco, que pueden servir para cambiar el PH del inodoro y hacer frente a los hedores salientes del váter y las bajantes.

Si las tuberías están mal selladas, lo más lógico es que se produzca una salida de gases desde la cloaca; este sucesos adverso será complicado de identificar, ya que ni siquiera será palpable una pérdida de agua. Como no podía ser de otro modo, la limpieza de las tuberías se antoja como la respuesta número uno, la más aconsejable. Puede ocurrir que la fetidez esté causada por la acumulación de residuos en el sifón, por lo que lo más conveniente será limpiarlo al menos una vez en el mes.

Volviendo a los remedios caseros que pueden servir para combatir los malos olores y que pueden ser muy prácticos sin apenas costarnos trabajo alguno ponerlos en marcha, podemos citar la utilidad del café. Al tirarlo por las cañerías, sus propiedades desincrustantes logran eliminar el mal olor y prevenir la futura aparición de hedores descontrolados. Por lo tanto, no está de más echar los restos del café de la mañana o de la tarde por las cañerías abajo.

La sosa cáustica es otra opción a tener en cuenta. Eso sí, antes habría que ver de qué material están hechas las tuberías, pues la sosa cáustica es muy tóxica y fuerte. En cualquier caso, puede servir para luchar contra los malos olores siempre que se mezcle con el agua y que acabe vertiéndose a las tuberías. Es aconsejable maniobrar siempre con guantes y con una mascarilla para evitar contaminarnos con las sustancias que desprende.

El zumo de limón o la lavadura que se usa para el pan pueden ser otros trucos caseros para intentar acabar con la manifestación de los malos olores. No obstante, cuando los hedores aparecen de manera repentina y con una gran intensidad, la respuesta tiene que ser igualmente contundente. Si el agua tiene incluso problemas para salir en los grifos de bidés, duchas, bañeras, lavabos y fregaderos, lo más seguro es que sean las tuberías las que están viéndose afectadas por una serie de contratiempos.

Tal vez lo más conveniente en esta situación sea ponerse en contacto con la empresa de desatascos urgentes Pozuelo especializados en el tema. Los expertos y los técnicos del campo de la fontanería sabrán detectar con total seguridad cuál es el problema principal que motiva la aparición de los malos olores. No hay que obviar que lo más aconsejable es cortar de raíz con el problema, algo que los fontaneros, a buen seguro, serán capaces de llevar a cabo. Y es que lo mejor para intervenir sin el riesgo de empeorar la situación o de dañar algún elemento de la instalación es conocer a fondo cómo funcionan las cañerías, la red de alcantarillas y las tuberías de la vivienda.